La masacre de París

saintbarthol

The Massacre at Paris, with the Dead of the Duke of Guise, 1593

También conocida como La matanza de París, esta pieza dramática de Christopher Marlowe trata de la llamada Matanza o Noche de San Bartolomé, asesinato en masa de millares de hugonotes (protestantes franceses) por parte del bando católico, iniciada el 24 de agosto de 1572 en París. Este hecho histórico se enmarca en las Guerras de Religión de Francia del siglo XVI.

Se cree que el texto conservado es sólo una parte de la redacción original. Parece que su primer título, más ajustado al contenido, es La tragedia de Guisa. Los sucesos de San Bartolomé ocupan sólo una parte del texto. De todos modos, el título completo con el que se la conoce hasta hoy incluye también la referencia al duque (La masacre de París, con la muerte del duque de Guisa).

Los hugonotes habían llegado a ser un grupo social bien establecido, que amenazaba política y económicamente al poder en Francia. El rey Carlos IX (monarca de 1560 a 1574) intentaba mantener relaciones equilibradas con ellos, pero la nobleza y el papa veían con malos ojos esa cordialidad. La princesa católica Margarita de Valois (luego la reina Margot), hermana del rey, fue casada con el protestante Enrique de Borbón (futuro Enrique IV de Francia), en un supuesto nuevo intento de la monarquía por mantener la paz.

Sea como fuere, la matanza fue preparada y ejecutada desde la propia monarquía, con la reina madre Catalina de Médicis directamente involucrada. Los principales líderes fueron el duque de Guisa por el bando católico y Coligny por el protestante. La masacre, alentada tanto por Roma como por España, se extendió por toda Francia los días sucesivos.

guisaEl protagonista es el duque de Guisa, que es convertido por Marlowe en un héroe maquiavélico, del mismo modo que otros de sus pérfidos personajes, como El judío de Malta.

En 1589, 17 años después de la matanza, Enrique IV es coronado, convirtiéndose al catolicismo (“París bien vale una misa”). Durante su reinado, Marlowe compuso la obra. Ya en 1845, Alejandro Dumas escribe su novela La reina Margot, donde se tratan estos hechos, llevada al cine en 1994 con Isabel Adjani. En 1916, uno de los episodios de la película Intolerancia, de Griffith, se refiere también a la masacre.

El punto de vista de Marlowe en este drama histórico es el del espectador inglés. Los católicos constituían durante el reinado de Isabel I una minoría amenazante, y la adscripción religiosa mayoritaria era la protestante. Como en el resto de las history plays, tanto de Marlowe como de Shakespeare, y ambientadas dentro o fuera de Inglaterra, se hace un paralelismo con la situación contemporánea británica. Y, como dice el profesor Antonio Ballesteros, traductor de la obra, se puede hacer una comparación con la situación política internacional del siglo XXI, en la que una parte muy importante de la geoestrategia está basada en identificar a un enemigo concreto para infundir miedo entre la población y manejarla a capricho.

La acción comienza cuando Enrique de Navarra y Margarita acaban de casarse. La reina madre Catalina y el rey Carlos se muestran amables, aunque ésta, aparte, asegura que disolverá la unión con sangre y crueldad. Enrique y sus amigos protestantes (el Lord Almirante Coligny y el príncipe Condé) se muestran aliviados y creen que Guisa no molestará más a los hugonotes.

El duque de Guisa envía unos guantes envenenados a la reina madre de Enrique de Navarra (Juana de Albret), por considerarla culpable de la boda. Después ordena a un soldado matar al Almirante. Y declama su discurso de ambición, ansiando la corona y pavoneándose de tener a su favor al papa, a España, a la reina madre Catalina y al rey de Francia.

Juana de Albret muere al oler el veneno de los guantes, ante su hijo y su nuera. El soldado dispara al Almirante y le hiere en el brazo. Enrique, Margarita y Coligny saben que todo es obra de Guisa.

Catalina, su hijo el rey y el duque de Guisa están reunidos. El rey Carlos se lamenta de lo que va a suceder, pero su madre y Guisa ya tienen todo previsto: cuando suenen las campanas de París, quienes sean sospechosos de herejía serán asesinados. Los católicos llevarán cruces blancas en los sombreros y una tela también blanca en el brazo para identificarse. Carlos va luego a visitar al Almirante herido y le habla con hipocresía.

Como tarea inaugural de la matanza, Guisa ordena asesinar al Almirante Coligny en su cama. Una vez cumplido esto, las campanas voltean y empieza la sangría. Cae Loreine, predicador protestante. Luego Seroune, que es exhortado a rezar a Dios a través de algún santo y se niega, como buen protestante. Después Ramus, reputado filósofo que antes de morir aún tiene ganas de explicar sus conceptos y Guisa, en su ignorancia, le llama palurdo. Se da la orden de disparar flechas a los hugonotes que nadan en el Sena para salvarse. Continúa la lista de muertos: ahora Guisa mata a los dos profesores particulares del rey de Navarra, delante del propio Enrique. Por fin, manda a sus secuaces a continuar la masacre en el resto de Francia.

Esta sucesión de asesinatos es un pequeño eco de la verdadera matanza parisina, que comenzó con la supuesta orden de asesinar a los cabecillas de los hugonotes, pero que se extendió a diez mil personas, muchas de las cuales habían ido a la boda entre Enrique de Navarra y Margarita de Valois (quien, por cierto, sólo aparece fugazmente al inicio de la obra).

El duque de Anjou, hermano del rey Carlos, que ha participado activamente en el exterminio, recibe la visita de unos enviados de Polonia que le proponen ser rey allí. Anjou acepta, con la condición de que si su hermano muere, volverá para ser rey de Francia.

Guisa y la reina madre Catalina ordenan echar el cadáver del Almirante a una zanja. Guisa se va a matar hugonotes y Catalina comenta que su hijo el rey Carlos está mostrando recelo ante las actuaciones de Guisa, así que lo matará y pondrá a su otro hijo, Anjou, en su lugar.

Carlos muere y Enrique, que ve el percal, se va a Navarra, con la añadidura de que uno de sus seguidores dice que recuperará Pamplona de los españoles y se hará coronar allí. La Navarra de la que se habla en la obra es la región francesa del Béarn, es decir, lo que históricamente se conocía como Baja Navarra. Pamplona, cuna del reino de Navarra, ha seguido perteneciendo al reino de España hasta nuestros días.

El duque de Anjou es coronado rey Enrique III (1574). Su madre Catalina asegura que si no hace lo que ella diga, morirá también. Durante la ceremonia de la coronación, Mugeroun, uno de los seguidores de Anjou, corta la oreja de un ladrón, pero el rey le deja marchar.

La esposa del duque de Guisa escribe a su amado Mugeroun. Guisa descubre la carta,  expulsa a su mujer de casa y se propone matar a Mugeroun. Enrique de Navarra prepara un ejército para luchar contra Guisa y sus aliados, España y el papa. Por su parte, Francia envía también tropas hacia Navarra. En París, el rey Enrique de Francia se burla de Guisa por el asunto de su mujer, y éste se enfada y va en busca de Mugeroun para matarlo.

La batalla entre Navarra y Francia es ganada por Enrique de Navarra. Un soldado mata a Mugeroun por orden de Guisa, que declara que lo ha hecho por odio al rey Enrique de Francia. Éste se entera luego de que Guisa está preparando un ejército con el apoyo de los parisinos y teme por su propia vida, aunque Guisa le asegura que es para luchar contra Enrique de Navarra, con la ayuda de España y el papa. El rey de Francia le ordena disolver ese ejército. Guisa simula hacerle caso. Luego el rey huye de París. Enrique de Navarra decide ayudar a Enrique de Francia con su ejército, contra el duque de Guisa.

Los esbirros del rey de Francia asesinan a Guisa, y Enrique respira tranquilo mientras desgrana las maldades que ha cometido el muerto: fomentar intrigas contra los protestantes ingleses, apoyar la armada de Felipe II contra Inglaterra, asesinar a Alençon (hermano del rey), gastar el tesoro en guerras civiles y, en suma, intentar ser él rey en su lugar. Luego ordena apresar al hijo y matar a los dos hermanos de Guisa (el cardenal de Lorena y el duque de Dumaine).

Tras numerosas escenas sin su presencia, aparece por última vez la reina madre, Catalina, que reprocha a su hijo haber matado a su amado Guisa y pronostica que reinará en Francia Enrique de Navarra y que hasta el papado caerá. Luego anuncia que desea morir ya.

El cardenal de Lorena es estrangulado, pero su hermano Dumaine reúne un ejército contra el rey. Un fraile de la Orden de Santiago se ofrece a prestar ayuda a Dumaine. Enrique de Francia y Enrique de Navarra están juntos rodeando París con sus ejércitos. El fraile llega hasta el rey de Francia y le apuñala. Enrique, herido, envía un mensaje a la reina Isabel I de Inglaterra en el que jura acabar con la Iglesia de Roma. Pero el puñal del fraile estaba envenenado y el rey de Francia muere, dejando como sucesor al de Navarra, que reinará como Enrique IV de Francia. Un cortejo fúnebre cierra la obra, tras las palabras contra Roma del nuevo rey (que no se ajustan a la Historia, puesto que Enrique IV se convirtió al catolicismo para reinar).

De entre las obras de teatro conservadas de Marlowe, ésta es la que resulta más académica. Pese a que tiene un malvado personaje central, como es costumbre de la casa, no hay un despliegue de sátira enconada ni de humor negro. El autor se limita a ir contándonos, sin abandonar la ironía, su versión de los hechos. La narración sucesiva de crímenes no quita la sensación de que, atendiendo al resto de la creación de Marlowe, “aquí falta algo”. Lo cual no es óbice para reconocer que es una buena composición dramática.

Publicada on enero 30, 2009 at 7:38 pm  Comments (5)  

5 comentariosDeja un comentario

  1. […] el Grande (I y II partes, 1587) Doctor Fausto (1589) El judío de Malta (1589) Eduardo II (1592) La masacre de París […]

  2. […] individual sobre cada obra de teatro: Tamerlán, Fausto, El judío de Malta, Eduardo II y La masacre de París, una entrada sobre la obra poética y la curiosidad del conjuro que comentaba más arriba. […]

  3. gracias me salvaron esta era mi tarea y en otro sitio no lo encontraba :)

  4. Muy interesante su blog.
    Por si le interesa, hay edición española de esta obra con traducción de Antonio Ballesteros González:
    http://www.adeteatro.com/detalle_publicacion.php?id_publicacion=83

  5. Gracias. Es la que he usado para escribir esta reseña. Saludos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: